lunes, septiembre 06, 2010

Quiero que el presente deje de serlo y por un instante se convierta en pasado, cuando la vida me sabia a frutas y no conocía el sabor amargo de la traición ni el dulce de la venganza. En ese pasado quiero quedar flotando con los ojos hechos paz y el alma blanca.

2 comentarios:

Migue dijo...

Podemos haber sufrido heridas en el pasado.Son experiencias malas,la traición duele,pero hay distintas formas,mirando el cielo,de rodillas junto a la cama,mirándonos al espejo.Pidiendo que la luz entre en nuestro corazón,abriéndose a perdonar.
El resentimiento,el deseo de venganza,por la traición,amarga la vida,del engañado que alcanza la serenidad,la alegría,cuando vive el presente,sin la mochila de ese pasado que aporta solo sombras y tristezas.La vida debe tener sabor a frutas,música,color,todo lo bello.

Un saludo amiga.

El ser Bohemio dijo...

Todos lo momentos vividos, buenos y malos, son los que van forjando nuestro carácter y ser. Es buno vivir con intensidad lo bueno y malo y saber sacr provecho de cada momento que transcurre en nuestra vida. Me gusta mucho como escribes.
Es la primera vez que entro en tu blog la verdad me encanto y seguramente me verás seguido (te sigo). Te dejo la dirección de mi blog por si lo querés visitar:

http://el-ser-bohemio.blogspot.com/

Desde ya muchas felicitaciones!!!